HISTORIAS SECUNDARIAS, en este jueves de relato.

Estaba sentado en la silla curil aquel día de los idus de marzo del año 560 desde la fundación de Roma observando a todos los senadores que aún estaban remoloneando antes de ocupar sus sitiales en el Senado. Mientras, Cayo Julio César dejó que sus pensamientos se fueran a la Hispania, a las Galias, al Rubicón…Se sabía con su máxima “auctoritas”, en el culmen de su “dignitas”. Era por ello que había perdonado a los traidores, incluido a Marco Junio Bruto, uno de los máximos oponentes a sus políticas, uno de los máximos defensores del viejo estado, el de la república.

Cuando parecía que ya se iban a sentar en los estrados, Bruto se dirigió a él. Le había hecho un ademán que decía que si le autorizaba a ello. César accedió de muy buena gana. Al estar a dos pasos de él, Marco Junio Bruto, le dijo que en ese día y en ese sitio sacrosanto, iban a atentar contra su vida. Y como prueba le enseñó el puñal que llevaba bajo su túnica…¡Él, Bruto, era uno de los conspiradores! Se lo decía por que a última hora creyó que César no pediría en aquella reunión del senado un imperium de 5 años,es decir, de facto, ser rey. Y lo creía de verdad, así que había decidido abortar el atentado contra aquel prohombre, contra aquel ser destinado a llevar a Roma a las cercanías del monte Olimpo desde el punto de vista del poder de la ciudad.

MÁS EN LO DE….http://caminoautopia.blogspot.com.es/

Anuncios
de julianoelapostata56

7 comentarios el “HISTORIAS SECUNDARIAS, en este jueves de relato.

  1. Te echaba de menos por aquí y llegas justo uniendo un jueves a otro, ayer terminé de leer los de la semana Y la historia que nos traes me dice algo, el traidor arrepentido se encuentra traicionado por aquel al que debe lealtad y decide consumar esa traición, imagino con gran dolor de conciencia. Un personaje atormentado de seguro el Bruto que nos narras.
    Medio beso, compañero.

  2. Me gustó tu relato, aunque venía pensando que escribirías sobre Juliano,quizás eso hubiese sido demasiado obvio. De nuevo me sorprendiste
    Medio beso.

  3. Bueno, la historia es lo que tiene, a veces no es del todo cierta,y en este caso Bruto se pudo arrepentir en el último momento; aunque no lo creo.
    Muy buen llevado tu relato.
    Un abrazo

  4. ¿Y que hubiera sucedido con el imperio? ¿Volvió la república? ¿Se retiró de la vida pública Cayo Julio Cesar?
    Las pequeñas decisiones pueden cambiar el destino de una vida, de un imperio. Me ha encantado este relato por todas las posibilidades que abre a la imaginación.
    Un abrazo y gracias por participar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s