CONVOCATORIA JUEVES :”MIEDOS INFANTILES”

Era hermosa como el alba prometedor de un día de primavera. También era valiente, ya que a los tres meses ya dormía alejada del calor de sus mayores. La oscuridad, es decir, lo ignoto, significaba para ella el arrullo de las leves luminiscencias que entraban por ventanas y puerta de su habitación procedentes de la luz del pasillo y de las luces de la noche del campo. El silencio significaba para ella el jugueteo de su propio corazoncito, el plof plof de su suave respiración, significaba un arrullo proveniente de sí misma. Ana, a sus tres meses, era valiente como el forzudo del circo al que le habían llevado a ver sus mayores.

Pero Ana poseía ese don de todos los infantes, ese don que sólo se pierde cuando se comienza a conocer, cuando la tabla rasa comienza a ser escrita con los signos de los mayores y del paso del tiempo, cuando la niñez es consciente de sí misma: el don de percibir mas allá de lo que los sentidos nos pueden mostrar. Ana, en la noche del 3 de julio, exactamente tres meses después de haber salido del vientre de su mamá, se dio cuenta de que alguien estaba maltratando, de que alguien hacía daño con saña a papá y mamá en su cama.

Ana, se despertó al instante, y supo que se debía de callar, supo que no debía de llorar, si quería no ser atacada.

MÁS EN LO DE CHARO

Anuncios
de julianoelapostata56

9 comentarios el “CONVOCATORIA JUEVES :”MIEDOS INFANTILES”

  1. Qué terrible origen el del nacimiento de ese miedo capaz de quebrar la serenidad de esa inocencia para siempre!… espectacular este texto que nos lleva de la infinita placidez de esa valiente recién nacida hasta el contrastante drama de la barbarie humana.Un fuerte abrazo

  2. Muy inquietante tu relato, con ese final que nos demuestra que Ana era una niña con una sensibilidad especial….lo malo de tu relato es que nos deja con las ganas de saber más.
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

  3. Un relato inquietante, con un final que dan ganas de más. Pobre tan pequeña y ya pasando tanto miedo. Un gusto leerte.
    Un abrazo.

  4. ¿Se puede tener con tres meses de vida el instinto para callar, no llorar, casi ni respirar para evitar ser maltratada?. Un magnífico relato Gustavo.
    Un abrazo.

  5. El miedo tiene la habilidad de ponernos en alerta sobre algo que no va bien, entre otras cosas. En la literatura lo importante es creerte lo que sucede, y al terminar tu relato me ha quedado una extraña sensación de impotencia y de miedo…

    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s