jueves de contrarios…

 

 

 

EL contrato verbal estaba firmado con la agencia: debía de ser joven, bixesual, bien conformado físicamente, ni alto ni bajo, caucásico y de cultura de mediana para arriba, abierto a lo que su contratante quisiera de él, siempre y cuando no lo denigrara teniendo en cuenta su oficio.

Y en la cena previa en el restaurante de moda del centro, estábamos los dos, él atractivo en su vestir sobrio, sin nada que lo ensalzara, yo, con mi vestimenta de hace 10 años, de cuando tenía mis 40, tratamos temas variopintos en una charla amena que fue desde las obras de arte del clasicismo español hasta el tenis en la actualidad. Coincidíamos en varios gustos, al menos, yo le seguía en sus palabras y él a mí en las mías. Nunca se hizo referencia a mi supuesta homosexualidad, pues eso de que yo, un cincuentón, contratara a un joven de unos 27, para ser mi acompañante o…eso era de mal gusto y de eso no se habló. Bueno, se habló ya en la habitación del hotel…en realidad, ya medio achispados los dos tras haber terminado la noche en un pub, fui yo quien le dijo que no quería acostarme con él, que esa noche no quería acercarme a su cuerpo para ensalzar el acto carnal. Como buen profesional que era,lo aceptó. Así que nos aseamos y nos dormimos. Uno en aquel lado de la cama, el otro en este lado.

Cuando noté que él ya estaba dormido, me desvelé del todo y miré para su escultural culo, culo desnudo, pues así nos habíamos acostado, desnudos por la calor que inyectaba la habitación de pesadez, esa pesadez que se da en verano y cuando el aire acondicionado ha decidido no funcionar. Fue en ese acto de mirar cuando comencé a dudar, cuando me llamé tonto, cuando me denigré a mí mismo. ¿Acaso no había contratado a aquel joven para desechar mis dudas de homosexualidad? ¿Acaso no estaba dispuesto a tocar piel y a que me tocaran la piel? ¿Por qué le había dicho que no, que no quería …? ¿Acaso fui tan imbécil que le había dicho que “no quería acercarme a su cuerpo para ensalzar el acto carnal”? ¿Qué tontería cursi había sido esa? Dejé que mi mano adquiriera vida propia y se fuera acercando a ese culo tan tan apetecible. Me refrené al instante. Volví a ver a mi mano adquirir vida propia y…Fue entonces cuando se giró para quedar mirándome con sus ojos cerrados y atrapó mi mano que se dirigía a su culo…

P.D.

BLANCO Y NEGRO: JOVEN Y VIEJO, JUVENTUD Y SENECTUD.

MÁS EN LO DE MATICES.

Anuncios
de julianoelapostata56

11 comentarios el “jueves de contrarios…

  1. Que momento mas perturbador ese que no sabes como arriesgarte…no solamente como en este caso sino en todo…si que se nos pone todo negro cuando queremos algo y a la vez nos lo negamos..He viusto el negro en sus pensamientos y el blanco al final…un buen tema…besos

  2. Ah…parece que la verdad salió por fin a la luz!…si bien pocas cosas son así de opuestas: blanco o negro, algunas pueden quedar atrapadas ante esa dualidad.
    Muy buen texto.
    un abrazo, Gus!!

  3. ¡Oh wow!
    Estas cosas suelen pasar cuando el ser humano está atrapado en su psiquis blanco y negro. No se sabe para dónde tirar, si a la derecha o izquierda. Me ha impresionado tu relato, un final muy original, Juliano. Va mi kudos para ti!
    Beso

  4. A veces cuesta mucho asumir la propia identidad. Blanco o negro, difícil decisión que sin embargo es necesario tomar para ser fiel a esas voces interiores que nos impelen a actuar.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s