Minientrada

Numerosos toresanos acompañan a la Virgen de la Soledad, ayer en procesión.

El dolor compartido

Cientos de toresanos acompañan a la Virgen de la Soledad durante la penúltima representación de la Pasión que finaliza hoy con la Resurrección

doña matilde, 50 años, hija de uno de los alcaldes de la época de franco, delante de la imagen de la soledad, helada por el frío de este último domingo de la semana santa, rodeada de señoras enlutadas y de apariencias tristes, tan tristes que parecen plañideras de velorio, está pensando en que su amiga doña eugenia, a la sazón, hija de un antiguo diputado de las cortes del dictador, viste un luto poco riguroso, está pensando que su amiga lleva demasiada pintura en la cara y demasiados abalorios en su cuerpo estando como estamos en semana santa y delante de la triste virgen, la madre del difunto…doña matilde, no mira directamente a la imagen de las andas que se ha parado en las cercanías de su grupo de medio viejas enlutadas honrándolas con su estancia estatuaria. doña matilde atiende al grupo de sus amigas con sus miradas y sus pensamientos, todos relacionados con esa hipocresía que , según ella, impregna a todas ellas, bien e sus vestimentas, bien en sus joyas, bien en sus caras de falsa tristeza…

a pocos pasos de doña matilde y sus amigas de luto riguroso, a pocos pasos de la imagen de la soledad parada en frente de su grupo, se encuentra bautista, carpintero de profesión, de 30 años de edad, soltero y ferviente religioso. bautista ha asistido a la procesión de la soledad cargado con un tropel de sentimientos encontrados: por un lado brotan de su interior todas las tristezas que debió de padecer la madre del señor; por otro lado, sabedor de lo que va a ocurrir en breve, es decir, la resurrección del cristo, en su interior la alegría ronda como en ronda festiva…bautista, en realidad, se debate entre la tristeza que asoma de la soledad de la virgen y la alegría de la resurrección.

un poco más allá de bautista y en el mismo lado de la acera, unas cuantas jóvenes de unos 18 años, esculpidas por la belleza de la edad que las contempla y resaltando dicha belleza con unas vestimentas que dejan entrever pechos y piernas, permanecen calladas, con el semblante a punto de rozar el llanto, permanecen hieráticas casi ante la llegada de la imagen de la soledad. no han nacido en el seno de familias católicas, no han saboreado los placeres de las misas, más bien han saboreado los placeres de la vida y de su juventud, aunque también es verdad que se reúnen entre ellas y con chicas y chicos de sus mismas edades para practicar un catolicismo de darse a los demás, un catolicismo vital, por decirlo de laguna manera. manuela, una de las jóvenes, ante a proximidad de la imagen de la madre del cristo muerto comienza a temblar por el padecimiento que debió de sentir maría. pero es un temblor entre místico y fervoroso, amante de aquellos sucesos que esta procesión rememora.

justo en frente del grupo de manuela, en la otra acera, unos chiquillos asisten a la procesión sin sus padres. se muestran bulliciosos hasta que el silencio reinante y el sonido de la banda de música, aun parada donde le grupo de doña matilde, les induce a cambiar el bullicio por un estatismo. es como sin entender el porqué, una orden proveniente del ambiente más que de las personas mayores, les haya dicho que en este lugar hay que estarse quietos. eso sí, permanecen quietos, pero pinchándose unos a otros, gastándose bromas apenas perceptibles por la gente que los rodea.

debajo de las andas que llevan la imagen de la soledad, anda sufriendo el peso inmenso del paso almudena, la única mujer admitida este año en la cofradía de la soledad. mientras la imagen sigue a la altura del grupo de doña manuela, ella esboza una cara de satisfacción que no le coge en el corazón. considera que acaba de ganar este año la batalla de todas las marías, de todas las madres de jesús. eso sí, es consciente de que sus compañeros de cofradía, y más concretamente, sus compañeros de andas, no son de su misma opinión. por ejemplo, atanasio, un cuarentón y miembro fundador de la cofradía, en esta parada de la procesión, barrunta pestes contra todas las mujeres que quisieron entrar a formar parte de la cofradía. para nada tiene en cuenta que la imagen que sobre sus hombros está es la de la madre del cristo muerto…

a la señal del maestro, ese señor que manda a los porteadores, alzan los costaleros, el paso ;y almudena y atanasio son uno de nuevo con el peso del llanto de virgen maría, de la soledad.

MI JUEVES AL PERIÓDICO

Anuncios
de julianoelapostata56

13 comentarios el “MI JUEVES AL PERIÓDICO

  1. Un variopinto muestrario de todo el personal que asiste a una procesión, entre mayores, jovencitas y niños. me ha gustado tu punto de vista.
    Un abrazo

  2. Una magnífica descripción, con tu peculiar estilo, al que ya voy conociendo.
    Describes perfectamente los grupos de edad sexo, condición y manera de pensar que se dan alrededor de la soledad, que podría ser también la de las angustias y que pone de manifiesto la idiosincrasia de la sociedad en que vivimos.
    Me ha gustado mucho,Gus.

  3. Ayyyy, qué solita se quedó la Virgen según reza su nombre, entre tanto peripé luctuoso, tanta negrura de los adentros y tanto comadreo pinturero, costaleros en ristre, machistas al paso. Huele a rancio y hace un frío que viene de antiguo. Excelente reportaje muy agudo, besitooooos.

  4. Qué bien has retratado las intencionalidades de los distintos personajes!…las hipocresías y las formalidades que poco y nada tienen que ver con lo que debería ser sentimiento real y verdadero compromiso. Ni hablar de esa hipócrita actitud machista de desprecio hacia las mujeres a la par de lo que aparenta ser divina devoción hacia una de ellas!
    Muy bueno!
    Un abrazo

  5. Nos has puesto en medio de la procesión de un modo tan natural y realista, que ya, ya podría estar descripta en esa variedad de personajes, cada uno con su vivencia personal, sus pensamientos, lo que ven y sienten. Sin dudas, nadie se despoja de lo que son realmente, más allá del sentido que les ha unido.
    Besos al vuelo!
    Gaby*

  6. Un relato costumbrista, me he trasladado a esa calle y he visto cada detalle que nos has narrado, ese grupo de enlutadas hipócritas, el solitario Bautista, las jóvenes caritativas como manda la santa iglesia, los niños juguetones que disimulan sus juegos y esa cuadrilla de cargadores que han tenido que pasar por el aro y permitir a una mujer bajo el paso porque las nuevas costumbres obligan y dentro de nada si la Virgen de la Soledad no lo remedia, habrá paridad bajo las andas de los pasos y oiremos en los pregones: los cargadores y cargadoras……¡ay! que me voy por peteneras…. me ha encantado.

    Un beso entero porque me has hecho sentir ese fervor zamorano.

  7. Una crónica que refleja las razones que llean a las personas a esas procesiones, buen retrato de interioridades de los diferentes asistentes.
    Medio beso, amigo.

  8. Puedo decir que eres un excelente psicologo social, dite muestra de todo lo que iba aconteciendo en la prosecion, eso es estar presente, mirar y ver que no es poco.

    Un beso Gus.

  9. Querido costalero de este jueves post-semanasantera, te ha quedado un relato verdaderamente … como lo diría… con la pasión que se debe tener en estos actos tan culturales y sociales, sí, he vivido la pasión de la Semana Santa leyendote y mira que no son santos de mi devoción pero… lo tengo que reconocer muy a mi pesar.

    Un beso entero.

  10. Me gustaría no pensar, pero lo pienso, que en esas manifestaciones de fervor multitudinario, son más las apariencias que las intenciones.
    Mañana, la presidenta de la asociación de las Hijas de María, seguirá engañando a su marido. El cofrade Mayor de Cristo Rey, seguirá denegando préstamos en su banco. Don Tomás, el párroco que hoy luce engalanado con sedas caras y colgantes dorados, seguirá con sus bacanales gastronómicas. Tan solo algún que otro porteador honesto y sacrificado seguirá esperando el milagro que cure a su mujer de ese tumor maligno que acabará con uno de sus pechos.
    La vida sigue y el año que viene si el tiempo y la autoridad competente lo permite seguiremos con el engaño.

    Besos.
    Alfredo

  11. ¿Por qué las apariencias priman por encima de la verdadera fe? Lo de que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, no se suele aplicar. Me encanta como describes el ambiente, se pude casi palpar. Enhorabuena.

  12. Nunca he visto una procesión mas completa! En mi botxito no nos conocemos entre nosotros,cuando era niña bajaba todos los años a verla, pero cuando crecí, me volví descreída y abracé la frase de Santa Teresa ” Dios también esta entre los pucheros” y en mi casa me comunico con él…Es cuanto menos sospechoso…Que tantos cofrades se peleen por cargar una imagen femenina, y a la fémina que es de carne y hueso no la quieran dejar participar, cosas de hombres
    cosas de machistas
    Besos guapo.

  13. Durante una semana se siente y se vive lo que no se siente ni se vive durante todo un año, o durante toda una vida.Yo respeto pero no entiendo mucho, veo más acto social que religioso pero claro es lo que yo veo.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s