jueves de viento

si esta maldita barca de los mil demonios dispusiera de una simple vela, de seguro que las canarias las alcanzábamos sin correr el peligro que ahora estamos padeciendo. pero no. dependemos del vetusto motor que ya ha hecho catakrac y dependemos de la maldita corriente marina que, según este moro cabrón al cual hemos contratado por no sé cuántas monedas, siempre le ha llevado a playas españolas. dice que ha hecho este viaje mil veces. y lo dice con esas palabras medio aspiradas de moro ladino y con esa sonrisa abobada de magrebí explotador de negros y  de blancos del sur del sáhara …blancos…ja. soy el único en esta patera de inestabilidad y de sueños de hambre…un periodista que ha querido vivir la penosidad de los hambrientos.los que me acompañan apenas si ya pueden respirar siquiera estos vientos salitrosos y húmedos que supuestamente nos llevan a mi patria y a su patria, a la de la vida de riqueza …yo…yo decidí acompañarlos para saber cómo era esto de cruzar del hambre a la riqueza a través de las inestables olas…ahora estas olas es como si nos quisieran tragar, es como si fueran carroñeros a la espera del último estertor. y en verdad que estamos cerca de él. bueno, los negros sí que lo están, pues ya partían escasos de reservas corporales, no como yo, que partí de casablanca bien alimentado  y puedo aguantar tres días más. ¡¡si hubiéramos dispuesto de una simple vela el viento ahora nos emp..!! pero no, este sarnoso magrebí decía que no, que su patera se sabía el camino de memoria, que siempre había llegado a la meta de las playas de las canarias…ja…ja y ja…la preñada, la negra del senegal, dudo que resista más allá de esta noche. a continuación, al agua. como el joven de unos 15 años que ayer abandonamos en el salitre de este atlántico. ni una maldita ave nos sobrevuela. mal asunto. muy malo…y sin embargo, este maldito magrebí sigue estando seguro de que llegaremos. me he acercado a él para que me dé ánimos, para que me repita que vamos a llegar…pero esta vez no me lo creo. creo más en las bocas de las olas y en en el estatismo de este viento que ahora mismo ha hecho su aparición…ya ni una vela nos puede ayudar por falta de viento…los 12 negros que quedan, morirán. la mamá embarazada, morirá. yo por querer hacer esta aventura moriré. el patrón, ese asqueroso magrebí, morirá…quedará la barca de madera por sobre la mar azotada por el viento…y  nada más. somos humanos  y en agua nos convertiremos, o en comida para los peces…

MÁS VIENTOS EN LO DE JUAN CARLOS

 

Anuncios
de julianoelapostata56

23 comentarios el “jueves de viento

  1. Está claro, todos moriremos, lo importante es el como, y el que nos has traído resulta verídicamente angustioso. Ambiente muy bien conseguido y absolutamente real. Bs.

  2. Jo… Me ha encantado. Esos viajes deben ser dramas terribles, hasta cuando llegan a la playa, mucho más cuando, como aquí, está poco claro.
    Medio beso, amigo.

  3. Con qué habilidad nos has metido en esa barca, en esa patera que surca el mar sin viento, sin alimentos ni agua y ya casi sin esperanzas. Descarnadas sensaciones vive el protagonista en esas horas de agonía, compartiendo el destino de miseria de esa otra gente que huye de su tierra ansiando en vano una nueva vida.
    Me ha gustado!
    =)

  4. En esa patera perdida navegamos todos, Caronte el barquero nos espera algún día, el moro cabrón, los negritos sambos, la joven embarazada, el adolescente, el turista del hambre, estamos a la deriva !Sopla viento! barre esta desoladora tristeza acompañada de miseria, soplemos a la vez a ver si creamos una galerna.

    Tengo salitre en los ojos, mar calma, desespero, así me siento por tu genial relato sin esperanzas ni para embarrancar en una playa desierta. Besito y otro.

  5. vaya relato eeee pues ni de aventuras se me hubiera ocurrido hacer un viaje así, ni con viento, ni sin viento, ni menos por mar por ahí ja… bueno que los salben los buenos vientos que parece no han aparecido por ahí…

  6. Crudo, real…oímos hablar de estas situaciones como si fueran lejanas, ficticias…y está ahí al lado, todos los días. recuerdo que el jueves que escribimos sobre los inmigrantes, tuve una inspiración parecida a ésta tuya…pero más optimista.

    Ahí va un beso volador que te manda Leonor.

  7. Es angustioso ver ese viaje desde dentro como tú lo has hecho, porque estamos hartos de noticias, de tristes imagenes, pero algo parecido a esto debe suceder cuando encuentran los cuerpos sin vida de personas que tratan de buscar una vida mejor.

    Un beso.

  8. Qué odisea! Se padece solo al leerla. A veces, uno se lanza al mar en pos de nuevas vivencias, pero el mar no es confiable, los vientos variables, y al parecer el magrebí, hace rato que perdió su brújula. Tus vientos han sido desfavorables para los pobres tripulantes, pero a tus letras, le ha soplado de mil maravillas. Se puede sentir el fragor de las olas y la inquietud de la incertidumbre. Muy bien logrado, Gus!
    Besos al viento:
    Gaby*

  9. Te decía… no sé si esta vez tendré suerte de acabar el comentario que el problema de las pateras me pone el vello de punta aunque sea en un relato.

  10. El mar que nos separa de las costas africanas se está convirtiendo en un inmenso cementerio humano. Tú nos has hecho vivir con tus letras la angustia, la desazón, la desesperanza, la muerte que acompañan frecuentemente a esa travesía, huida hacia adelante en busca de un inexistente El Dorado que a pesar de ellose les antoja como algo mejor que lo que dejan atrás.
    Un abrazo.

  11. Suben a una barca con la esperanza de encontrar un futuro y en tantas ocasiones, terminan flotando en las aguas…tristisimo, asi lo siento.
    Un abrazo.

  12. Vaya, Gustavo. ¡Me ha encantado tu relato! parece que el viento te ha inspirado bastante. Te has metido a la perfección en la piel de ese intrépido periodista y nos narras su aventura de tal manera que parece que la hubieras vivido antes. Un beso.

  13. Contado así, perece otro naufragio… el nuestro. Joder con el periodista, que listo, como pudo salvarse él para hacernos sufrir con su relato de las muertes ajenas. O fue su alma quien nos las contó y el también…? Dejémoslo así, que el cuento de terror ha quedado muy acertado.

    Abrazos

  14. Es muy triste una travesía así en esas condiciones, por los abusadores explotadores de esa pobre gente que sueña con un mundo mejor. Una pena.
    Dramático e impecable relato.
    Un beso

  15. Hay que tener mucha valentía, para plantarle cara a la muerte, pues en muchos casos es lo que hacen… No siempre les sale bien y por otro lado la mercadería no tiene sentimientos, con lo cual inician un viaje de futuro que lo mismo nunca conocen, absurdo pero ellos tienen esperanza y ante eso nadie puede…
    Muy buena tu visión 🙂
    Besos!!

  16. HOLA GUS ES TERRIBLE,EL PROBLEMA DE LAS PATERAS. ADEMAS DE SER ANGUSTIOSO, ES TAMBIÉN UN NEGOCIO DE ESCLAVISMO. DENIGRANTE TODO ELLO. SE SUFRE CON TU RELATO,QUE ES UNA FICCIÓN, PUES IMAGÍNATE SI LO VIVES. SON DIDNOS DE LÁSTIMA. VAYA VIENTOS MAS DESAPACILBLES LOS QUE NOS TRAES HOY, AMIGO. SALUDOS MUY CORDIDALES.

  17. Gus, as contestado a todas las preguntas que me hago, cuando vuelvo a ver que otra patera como esa tuya arriba a una de nuestras playas.
    Quizá desde donde estamos ahora deberíamos juntarnos todos y soplar fuerte contra este huracán que azota nuestras casas, y lanzar de sus sillones ha tantos desvergonzados que se pegan al poder con lacre humeante, qué solo nos quema a nosotros… y ni el aire nos llega.
    Buen jueves querido amigo….Un abrazote enorme.

  18. Vaya, qué duro y qué bien nos lo has contado… lo estaba pasando mal! Qué triste perder la vida en ese último viaje en busca de esperanza.
    Besos, apostata!

  19. El viento, la calma, el miedo, nada que sople a favor en esta escena que se nos ha vuelto casi cotidiana, dura, insoportable, inhumana…
    Un beso

  20. Las bocas de las olas que todo lo devoran, hasta la ambición de ese periodista, siempre en busca de la exclusiva.

    Un relato que nos lleva con verdadero realismo, junto a ese desgraciado grupo de gente que ya no tiene más que perder. Tal vez, encuentren una atlántida en el fondo del mar o en el otro mundo. Este ofrece nada para muchos!!!

    besos

  21. ¿Y de que sirve el viendo sin vela que lo atrape?, angustioso relato, el meter un periodista en la patera hace que nos acerquemos más, a veces parece que al ser negros, africanos, ¿como que no nos toca verdad?, que trabajito nos cuesta vernos todos simplemente como humanos, hacer uso de la empatia que hoy dia parece que la tengamos atrofiada, mi medio esposo, tú la tienes perfecta, no conozco persona más empática que tú, miles de besosssssssssssssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s