HALLOBLOGWEEN 2012

 

la epidermis y la dermis fueron las primeras en desgarrarse cuando incidió sobre ellas el filo frío del cuchillo. sabía muy bien cómo realizar su trabajo…pero aún el dolor no había hecho su aparición. al llegar la línea filosa del acero a la hipodermis, la sangre inicial, poca, muy poca, apenas una insinuación de sangre,  salió de su continente, roja, silenciosa, como corresponde a esos vasos sanguíneos breves. fue entonces cuando apareció la insinuación del dolor, el miedo al dolor, el preámbulo en el humano escogido…

la lentitud empleada en el corte semejaba la salida del primer rayo de sol, ese que corta pausadamente el primer azul de la bóveda celeste. dicha lentitud incidía en el miedo del humano que poco a poco iba siendo herido, ese poco a poco de un corte hecho a la manera de serrucho…
y sin embargo, la lentitud de una acción, por pura lógica implica continuidad, avance, lento, sí, pero avance al fin y al cabo. por lo tanto, si el dolor aún no era, sí que el miedo se estaba acercando al terror . así que la siguiente región en ser tajada por el gélido filo fue la del músculo esternohioideo, ese músculo que protege las arterias yugulares, la interior y la exterior, amén de la carótida.  la musculatura incidida se abrió como esponja roja y …el desgarro se hizo patente en los ojos del humano tajado,  al igual que en todos sus  gestos corporales: desgarradores…una tensión recorría ahora su cuerpo, todo su cuerpo endurecido cual  piedra temerosa. y eso que aún ninguna de las venas habían sido rotas por el filo frío del acero del cuchillo. cuando esto ocurrió, un geiser rojo sangre- sangre roja brotó sin atisbarse la menor posibilidad de que no dejara de brotar. y el humano escogido explosionó en un grito primigenio, en un grito telúrico, ese tipo de grito que une al ser humano con lo más básico del dolor y del miedo.
a pesar de tal grito,  el cuchillo seguía su camino hacia la vértebra número tres, dura, muy dura ella, casi piedra granítica…en esta parte de la tortura-asesinato, la fuerza aplicada al mango del cuchillo se multiplicó por 6…por 6 también se multiplicó el horror del humano que estaba siendo ajusticiado por un asesino sin razón en la mente, pero sí con un automatismo implacable en sus gestos asesinos, esos que seguían serruchando el cuello, esos que acababan de desunir el cuello al haber logrado romper la columna por una de sus uniones…
luego vino el silencio del ajusticiado…del asesinado…
todo el cuello era una mancha rojiza, el cuerpo del humano era la pura muerte consumada, ya sin miedo en sus gestos…y sin embargo, aún la cabeza estaba unida al tronco por musculatura a punto de desgarrarse. y para producir tal efecto, el asesino elevó el cuchillo y lo utilizó a modo de hacha. fue un golpe seco, decidido. la cabeza, asida por los pelos y por la mano derecha del asesino, colocada frente a la suya, se enfrentaba a su mirada desangelicada, innanimada, cosificada…como la nada…y fue en ese momento cuando al asesino psicópata le pareció que el divertimento, que la satisfacción se había acabado. aquel rostro ya no le decía nada. se lo dijo mientras expresó miedo y dolor y mientras los primeros brotes de sangre surgían. ahora…ahora se deshizo de ella tirándola junto al cuerpo inerte del asesinado, la olvidó como olvidó el cuerpo decapitado y atado a una silla en aquel almacén de las afueras de la ciudad…se olvidó del almacén, del camino que llevaba hacia él…del camino mismo…sólo quería regresar a su casa, a su hogar, a su familia, a sus hijos y esposa, a su trabajo, a su monotonía atronadora del día a día, al teatro de la insípida vida.

aquí más del jalogüin:

http://www.teresacameselle.com/

Anuncios
de julianoelapostata56

21 comentarios el “HALLOBLOGWEEN 2012

  1. MAGISTRAL autópsia a lo vivo, lección de anatomía a cármara lenta y en primer plano. El dolor, eso conocido por todo ser humano, familiar en muchas versiones, es lo que incita, la sangre excita, y el miedo y más dolor, saboreado, palpitado, contemplado, ejecutado…Cuando se acaba la operación a ser vivo y aparece el silencio, la inercia, nada tiene sentido, llega el tedio y se lleva el encanto. Volver a ser el ejemplar especimen del redil, pero el aburrimiento inmenso hace cosquillas en la imaginación y entonces, sale todo, lo oculto, lo que adormece la insatisfacción. Hay que ir a por todas, sin sonrojos, pasando la línea, sinceridad y CREATIVIDAD, sin miedo al reproche. BRAVO

    De ésta manera entiendo los relatos de terror, pausados y vividos, inquietantes, sin escrúpulos a la yugular y al hemisferio donde se despierta la bestia, con un estilo impecable como el tuyo, sofisticado, pensado, sin tópicos típicos. En la “normalidad”, en lo ingenuo, en lo inesperado cotidiano, el terror, el horror, se crecen auténticos más que en caserones y chirriares puertas, rayos y murciélagos.

    Jejeje, ¿tú y yo estamos tarados? Quien esté libre de culpa…El tema era el fin del mundo, pues ahí lo tengo, nítido, la anulación humana del uno y del otro, también es una de las bestias del Apocalípsis, y mucho más verdadera desde siempre.

    APLAUSOOOOOOO DE PIE, !PLAS, PLAS! Poe te saluda desde los cuevos y las flores del mal de su amigo Baudelaire. Tal cual a ellos, comparado, pintiparado te veo Apóstata !salve!
    Pongamos 2/3 de besito con colmillo adjuntado.

  2. me has dejado anonadado….sin palabras…ah, en sero, creí que aún permanecía en borrador esto. es que lo del word pres este , la verdad…
    en fin, le diré a la camesselle que ya está…
    medio beso..

  3. ahhhhhhhhjjjjjj…no le has mezquinado en truculencia, Gus!…faltó que me salpicara el chorro de la sangre al punto que el grito agudo del sacrificado alcanzara su cenit!…y ese final relajado del asesino regresando a su rutina luego de semejante masacre pone el broche final como corresponde para un relato muy propicio para este halloblogween que -como sucede últimamente- nos has adelantado!jejeje

    un abrazo!
    =)

  4. Se siente la excitación del cuchillo, ese frió del acero, ese miedo que corrompe, como si su respirar estuviera cerquita de mi nuca, entonces un escalofrió me recorre sin mas. Mientras semejante bestialidad es dejada atrás, para regresar a su hogar, dulce hogar… y el miedo sigue su búsqueda.

    Después de leer TREMENDO relato, hay que salir a tomar un poco de aire.
    Je, te has pasado de bueno.

    Un beso.

  5. Tan despiadado como una bestia y tan familiar como el carnicero de la esquina. Espero no coincidir en el ascensor con semejante tipo, una noche de tormenta.
    Saludos!

  6. Lo mejor, como has ido diseccionando ¡en qué estaría pensando yo! quise decir definiendo el perfil de este macabro individuo en ese tiempo marcado a ritmo de gotas de sangre. Lo peor, que tipejos de esta calaña haberlos hailos.
    Saludos.

  7. Te juro que quedé seca. Me dio miedo, mucho miedo, cada línea iba empeorando y yo que no podía de alimentar mi morbosidad de leer. Uno de los mejore relatos que te he leído Gus, un nivel de redacción impecable, un suspenso que cala los huesos, sangre a borbotones, maldad, y ese final que te da este título que ya mismo te pongo “MAESTRO”.
    Felicitaciones, de lujo tu jueves.
    Un beso enorme 🙂

  8. Te has lucido, Gus. Coincido con Sindel en que es uno de los mejores relatos que te he leido. Con parsimonia y profesionalidad de cirujano has ido ahondando en la carne de la víctima haciendo que el terror y el horror que produce ese cuchillo penetrando haya ido creciendo hasta explosionar en esa decapitación final. Quizás produce más horror aún esa tranquilidad conque retorna al seno familiar con su mujer y sus hijos, como si hubiera terminado de tomar un café con algún amigo.
    Un fuerte abrazo y un beso entero que no me quiero andar con medias tintas.

  9. Pues querido amigo… Sadismo o enciclopedia de anatomía médica? Si hubieras cambiado el contexto parecería el Manual para ser un sádico cirujano!!!!

    Anda que tú! Qué tomaste cuando lo escribiste? Ese mate estaba de color rojo sangriento por casualidad? Pordió pordió!

    Un besito y un cafelito, gatito.

  10. Buen relato Gus, escrito a ritmo lento, dejando tiempo para que las palabras calen y dejen las marcas que tienen que dejar. Guiando al lector hasta el final, un final que espanta.
    Un abrazo.

  11. Amos a ver, ¿como lo digo? Pues nada, que hay algunos que cuando escribís de terror me acojonáis y eso acabo de sentir. Que uno se identifica más con el decapitado que con el decapitador.
    Pero dejo el hecho y me fijo en la posición social del sicópata, en cuyo monotona vida representa el papel de hombre honesto y honrado de quien nadie sospecharía.
    Lo peor es que es verdad, que ocurre.
    Medio beso, compañero.

  12. Glups, glups y más glups. Me has dejado sin palabras. Espero que el monótono día a día no lleve a este tipo a cometer otro espeluznante asesinato para “divertirse”. Lo que más asusta es que crímenes así han ocurrido y seguirán ocurriendo. Siempre hay un loco suelto.

    Un saludo.

  13. En este te has lucido Gus, dejas poco espacio para la imaginación. Lento, conciso y descriptivo. El terror que se adivina en cada corte solo es superado por el horror que supone verlo llegar a su casa, a su monotona vida, cena en familia con esposa e hijos. Uno se lo imagina disfrutando del partido de fútbol con la cerveza en la mano tras el duro día de trabajo.
    Genial Gus. Mi enhorabuena, eso es terror en estado puro.

  14. Bueno, bueno…Reconozco mi cobardía pero ha habido frases que me he tenido que saltar. ¡Me han superado! ¿Sabes? me dejas a n o n a d a d a. ¡Cagüenrusia!

    Igual vuelvo en un rato a leerlo entero. No se…

    Un abrazo entero.

    Lupe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s