Imagen

5…un jueves de cinco…

55

decido contarte con los cinco dedos de la mano, de la izquierda, más inexperta ella, más temerosa ella, y por eso mucho muchísimo más delicada, a cerca de una porción del juego de anoche…

decido contarte cómo es que mi mano izquierda, dubitativa, a medio temblar, se aposentó en tu sexo, como pidiendo permiso, como suplicando que…decido contarte que en ese primer contacto, a palma abierta, los dedos al viento, el sexo fue el besador: ¡y es que un beso en la duda de la mano bastó para que…! decido contarte cómo el dedo corazón se resolvió a dibujar círculos en el clítoris semejando latidos circulares…y de vez en cuando, allá, en todo el cuerpo, unos pequeños latidos que se escuchaban. eran leves, muy leves, apenas imperceptible espasmos. milimétricos. quizá menores. decido contarte cómo, a continuación, los cinco dedos al unísono, como dándose confianza unos a otros, partieron a hacer la expedición del completo sexo abriendo y cerrando labios, recibiendo ellos mismos besos de una delicadeza tan sólo comparable al beso de una nube. en la expedición, los dedos se perdían unos de otros. y en ese perderse surcaron cada milímetro del sexo de manera que, al poco, el sexo se había engrandecido de tamaño y de placer. decido contarte cómo todo ese deambular se hizo con tal delicadeza, que la fría carne iniciática, poco a poco se fue haciendo brasa…¡incluso las yemas de los dedos comenzaron a percibir demasiada temperatura! decido contarte cómo algunos dedos, dos en concreto, pedían auxilio, pedían a gritos apagar aquella calor. decido contarte que se sumergieron en el interior del sexo para apagar su sed o su calor y …decido contarte cómo es que nadaron entre humedades con la valentía de la inexperiencia, decido contarte que dibujaron, ya valientes ellos, mil filigranas en el interior hasta que un grito, que era la expresión del placer, los ahogó pidiéndoles que se serenaran, que a las afueras salieran…decido contarte que tus dedos, que mis dedos, que nuestras manos, después, se entrelazaron en algún lugar del lecho y que descansaron…decido contarte…

 

creo que hay más en lo de    http://jwancarlos.blogspot.com.es/

Anuncios
de julianoelapostata56

18 comentarios el “5…un jueves de cinco…

  1. Apóstata no de sexo ni de los cinco dedos. Provechoso, divino, sensual ejercício dáctilo por cinco, y al sexto, no al séptimo, dijo la voz, como la de Censura, a descansar dedos sabios.
    En una piscina encontré a un gato nadador de sueños que creí perdido.

  2. Bueno, como has sumado un número más, gato veleidoso, no tengo más remedio que dejarte otro comentario, no sumes más números porque me vas a tener abonada.
    Ya veo que vienes ardiente y quemando bajo el sol, inaugurando con ese tu estilo tan particular.

    Otro besito, gatito.

  3. Ya sabes, mi querido y apreciado Juliano. Si otra vez quieres prolongar durante más tiempo el ejercicio dactilar, no puedes ejercitar con tanta pericia ese par de osados deditos. Decido contarte que abordes la situación con movimientos más pausados, más tenues, más ligeros. Uffff, ¡qué calor!.
    Un fuerte abrazo y mi alegría al comprobar que eres un poco menos apóstata.

  4. Eso es hacer arte con las manos!! Muy estimulante lectura, que ahora no se que decir, jeje. Destaco el momento en que los dedos escuchan el palpitar, muy bien logrado. Saludos

  5. Bueno apóstata!…creo que con este texto has conseguido confirmar tu apostasía ante los más puritanas de las jerarquías eclesiásticas… jajjaaja!…aunque -por supuesto, en secreto, te releerán una y otra vez para disfrutar con el relato de tu “digitación”, tal como hacemos nosotros!
    Un abrazo

  6. Sugerente relato sobre el número cinco, ardiente y sensual. Hacía tiempo que no veía esa faceta tuya en un escrito. Espero que no lo lean alguna monja por ahí.
    Un abrazo amigo

  7. Va el jueves pasado y este juntos, dos en uno? Ya veo que sí que te inspira la piscina por lo menos para escribir, no creía yo que hiciera tanto calor allí jejeje
    Más digital que analógico tu relato o no?
    Muchos besosss

  8. Buena decisión la de contarle, contarle con uno, con dos,con tres, con cuatro, con cinco… sin dudas, hay dedos de manos muy entregadas, que saben como ingeniárselas para aventurarse y vivir su historia, contar su propio cuento.
    Juliano… te diría: choca esos cinco! -pero no es el momento apropiado… 😀
    Un gusto leerte otra vez!
    Besos:
    Gaby*

  9. El …decido contarte… se repite, desde el principio y sigue hasta el final, después de que todo se acaba ¿seguro? Un abrazo

  10. Vaya! me has dejado palpitante. Una mano izquierda muy diestra. Unos juguetones dedos con vida propia. Merecido descanso. Me ha encantado leerte.

  11. Me encanta que hayas decidido contarlo, me gustó cada palabra, cada escena, cada renglón que leí. Super erótico y sensual este texto, lento y delicado.
    Y yo que estoy convaleciente después de leer estás cosas quiero estar mejor ya mismo jajajaja
    Un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s